"Mis criaturas nacen de un largo rechazo."
PABLO NERUDA




















viernes, 5 de junio de 2015

Poema 23 de "El canto de la tierra", de Alfonso Canales




Y lo defiendo en la amorosa liza,
cuerpo a cuerpo bregando,
e impido que este lecho
de amor se venda a otros postores. Hay
algo de eternidad entre dos pieles
que se ajustan: instantes
que en ningún sitio, nunca
nadie podría repetir. En eso
soy y seré, aunque llueva
olvido, aunque no haya
crónicas que registren lo tanto que te he amado,
compañera de furias
secretas. Estos fundos por siempre serán nuestros.
Otros habrán que crean
registrar a sus nombres
estos espacios. Nunca serán suyos del todo,
pues otro será el tiempo,
y no hay parte que el tiempo no defina
con ahínco. Las sólidas estancias
simulan no mudarse. Pero la tierra muda
de lugar. Desvestidos
de paredes, los ámbitos
nuestros están guardando nuestro abrazo,
nuestro amor, para siempre.



(OJALÁ ME HUBIESES ALCANZADO UN LÁPIZ...)