"Mis criaturas nacen de un largo rechazo."
PABLO NERUDA




















jueves, 18 de septiembre de 2014

"Compás de espera", de Eva Alarte Garví




Fue Lope de Vega quien dijo que el amor fue el inventor de la poesía, y lo cierto es que es indiscutible que este es el motor primordial de aquella, su médula, temática indeclinable a la que han recurrido todos los poetas en todo el mundo y en todas las épocas. Nada mejor para un poeta en ciernes que dejar de darle a la chola buscando la gastada originalidad y estrenarse en esto de la métrica siendo valiente y versificando su sentimiento amoroso, que es uno diferente en cada alma y a la vez el mismo en todas, y que además está cargado de múltiples matices que el buen trovador sabrá plasmar en sus letras con toda su crudeza. Eso es algo que sabe muy bien Eva Alarte Garví, filóloga y traductora cuya enorme labor en diversas disciplinas artísticas -musicales y escénicas- y como profesora del Instituto Cervantes le ha dejado todavía tiempo para escribir y publicar su segundo poemario, Compás de espera, un grito de pasión desaforada que transita sin complejos por esos múltiples matices del amor de los que hablaba antes, reunidos aquí sobre esa vagoneta de montaña rusa en la que viaja quien ha conocido los despechos e imposturas de los amores que son prisión.

Los poemas de este volumen son una guitarra triste en la noche, un silencio resignado pero lleno de ecos donde reina el sonido de ese metrónomo que sugiere la gotera de un grifo mal cerrado o el ritmo marcial de un segundero avanzando en un reloj de pared. Ya desde su mismo título -muy acertado-, la autora nos da rastros a seguir sobre lo que será este ejercicio de dignidad y querencia a sí misma convertido a la hermosa unidad de un libro. Lo mismo que amantes descreídos y abandonados, haremos un recorrido irregular pero de vital aprendizaje que nos conducirá al autoengaño, a la sumisión hacia un amor que no espera de nosotros lo mismo que nosotros esperamos de él, para luego ir arribando (a fuerza de lamernos las heridas, poco a poco, dejando tender al tiempo su río inmensurable) al despertar de nuevas posibilidades, mejores y más prósperas, que nos encumbren fuera ya de la existencia de quien no nos merecía. "No quiero que estés solo / en un paso importante / como es dejarme sola", canta la autora con esa intuición tan necesaria en poesía y que le advierte ya de un final escrito desde los albores de la relación amorosa, no sin antes hacernos partícipes de los lenitivos a los que se aferrará para tratar de olvidar, y que sirven de temática para el poema de apertura del volumen, Siempre han estado ahí.

La larga noche de espera inútil de este poemario, lograda verso a verso por Eva Alarte, nos va describiendo dos perfiles muy concretos de amantes. Aun sin expresarlo abiertamente -así es como debe ser: la poesía no debe decir, sino sugerir-, entre estas construcciones aparecen, por un lado, el amante canalla, infiel y probablemente ya comprometido, el Byron que se marcha y regresa a su antojo para mancillar la palabra amor con sus caprichosos juegos de seducción; por el otro, a Penépole tejiendo y destejiendo desde la falsa seguridad de su Ítaca imaginaria, solamente existente en sus expectativas, siempre falseadas y derribadas por ese Ulises que está a bordo de un yate de lujo, practicando en cubierta y a pleno sol un gran bukkake con las sirenas. Pero no todo en este libro asiste a una progresiva destrucción de la autoestima del que espera; poemas como Nocturno dentro, entre otros, nos advierten de que la abandonada resurgirá, y ponen en preaviso al que abandona: "Me voy para llover", o también: "Quédate con tu pulpa de cuarzo empobrecido / Con tu cabás de ofertas de seca persuasión".

Con una determinación para la poesía similar a la de Ana Rossetti, aunque sin ser tan explícita en el terreno erótico, se nota que Eva Alarte Garví ha apostado fuerte por los casi cuarenta poemas que forman Compás de espera. Si consideramos que el segundo libro de cualquier autor supone el auténtico bautismo de fuego, Compás de espera no es un mal resultado.











Título: Compás de espera

Autor: Eva Alarte Garví

Editorial: Alfar

ISBN: 978-84-7898-569-2

Nº de páginas. 78