"Mis criaturas nacen de un largo rechazo."
PABLO NERUDA




















miércoles, 21 de mayo de 2014

"Contingencia y otros relatos", de Alex García Franks




En otra época fui un voraz lector de relatos y un enamorado del género. Consideraba, y aún lo sigo pensando, que en este país (y, por extensión, en el resto de Europa) había muy pocos escritores actuales que hubieran sabido dominar esa disciplina literaria, y también que, a ese respecto, nuestros hermanos latinoamericanos nos llevaban muchos años de ventaja. Creía y creo que las editoriales -las más grandes y prestigiosas, al menos- apuestan muy poco por este género eclipsado por la novela, insufrible rockstar que brilla con luz propia en las estanterías de cualquier librería, y que las pocas colecciones que se publicaban, por lo general, con mayor o menor acierto, solían ser de escritores consagrados, afianzados en la narrativa novelística, que habían rescatado de los cajones sus primeros escritos, bien por voluntad propia o por exigencias editoriales. A día de hoy sigo sin entender por qué un género tan adaptativo a nuestro modo actual de vida, en el que priman la inmediatez, la prisa y lo compacto, siempre ha estado tan denostado por el gran público, a excepción de esos lectores contumaces que devoran todo lo que cae en sus manos y saben de buena tinta la dificultad que entraña tratar de escribir un buen relato, donde no se permiten dilaciones y la economía de medios es tan indispensable como dejar bien cerrado el argumento, valiéndose para ello de un desenlace que surta el efecto de un relámpago en la conciencia. Aunque nunca he dejado de asomarme a género tan excelso -en este lapso de tiempo han caído en mis manos relatos de Muñoz Molina y Martínez de Pisón, entre otros, y además tengo mucho interés por leer a Alice Munro, que según dicen es la actual maestra de esta disciplina literaria-, lo cierto es que mi fidelidad se había despistado un poco. Por suerte, Alex García Franks -del que se sabe muy poco, apenas que nació en Bilbao, Vizcaya; ni siquiera he podido encontrar una fotografía suya con que ilustrar esta reseña- y su libro Contingencia y otros relatos me han despertado las ganas de volver a ser ese lector fiel al género con el que me adentré de lleno a bucear en la historia de la literatura universal. 

La vida es más azarosa de lo que algunos creemos; tomamos decisiones, a veces creyendo que son erróneas o no son las más adecuadas, y luego, con el paso del tiempo, nos percatamos al echar la vista atrás de que esas decisiones, acertadas o no, fueron las únicas que las circunstancias nos permitieron tomar en ese momento. Aunque es verdad que cada cual elige el modo de conducir su propia existencia en la medida de lo posible, no es menos cierto que, en más ocasiones de las que nos gustaría admitir, esa existencia está regida por casualidades y circunstancias ajenas a nuestra voluntad. Esto no deja de ser peligroso, porque comprendida la vida como juego de azar es muy probable que eso nos exonere de la culpa, del arrepentimiento, depurando puerilmente las responsabilidades y arriesgándonos a abolir de nuestra conciencia los deberes morales y tantos valores que cada vez se echan más en falta. Este argumento viene a ser la tónica general en la colección de relatos que García Franks nos ofrece, donde cada historia se acomete con dosis de humor amargo; un total de dieciséis relatos que radiografían lo más cainita del ser humano, con su capacidad para la traición espoleada por el azar pero también cómodamente disculpada por éste.

La facilidad con que hoy en día, gracias a las redes sociales, pueden tenerse citas y relaciones esporádicas, muchas veces con resultados decepcionantes, es el tema principal del primer relato del volumen, Tras la pantalla. Némesis nos relata la inusitada y repentina atracción por el asesinato de una persona aparentemente pacífica. He aquí el hombre es un relato que se estructura en cinco microrrelatos de corte histórico, al igual que el relato que da título al libro, Contingencia, que tiene resultados sorprendentes. Un accidente premeditado nos habla de relaciones extramaritales y mujeres despechadas. El retrato nos acerca las vicisitudes de la vejez y de los consuelos que nos sirven para sobrellevarla. En La huida, uno de mis relatos favoritos del volumen, el desenlace hará plantearse al lector la condición de sumo predador del ser humano. La soberbia y la altivez es el tema principal de La falsa apariencia. El psicólogo es un relato inquietante sobre el juego de identidades. La promesa es el debate íntimo de un hombre que deberá tomar una decisión difícil, y que para ello no sabrá si confiar en la fe o en la ciencia. Pinceladas propias de las novelas de aventuras, y también históricas, dan forma a El Zeus. La prometida y La incomparable Doña Caqui son dos narraciones hilarantes, muy divertidas, acerca de la tolerancia que debemos tener con personas absolutamente intolerantes e intolerables. En Al igual que Axel, el autor nos brinda una historia de metaliteratura y de los sinsabores que a menudo acarrean la creación artística. El funeral incide en el tema de la traición y las falsas apariencias.

Una prosa muy nutrida y grandes dosis de imaginación son las armas de que se vale Alex García Franks para recrearnos un mundo en el que, cada vez más, todo vale para dar rienda a nuestras ambiciones, disculpando nuestras trapacerías para conseguir aquello que queremos mediante el argumento de la casualidad y el azar, que cómodamente nos exoneran de nuestro sentido de la culpa. Con ese denominador común, el autor vasco ha parido una obra compacta, sólida, que se lee por separado pero que, en realidad, es un bloque único.



Título: Contingencia y otros relatos

Autor: Alex García Franks

Editorial: Chiado

ISBN: 978-989-51-0672-1

Nº de páginas: 234 


No hay comentarios: