"Mis criaturas nacen de un largo rechazo."
PABLO NERUDA




















miércoles, 14 de mayo de 2014

"Breve historia del leer", de Charles Van Doren




Me gustan las personas que saben regalar un libro. Aunque a aquel o aquella a quien se le va a entregar ese presente no sea ningún doctor en literatura, no basta con entrar en el primer centro comercial y coger el primer volumen que se tenga a mano, con fajilla de papel añadida indicando los ejemplares vendidos o los premios que ha cosechado, e ir a la caja a pagar con la misma suficiencia con que compramos un pack de latas de conservas. Saber regalar un libro es mucho más: es involucrarse en una ceremonia que tiene mucho de sacrificio, de búsqueda del Santo Grial, de amor incondicional y lealtad por la persona a quien se lo vamos a regalar, de conocimiento de ella y de sus gustos, sus inquietudes, incluso sus demonios y desazones vitales. Como cualquier otro regalo que hacemos con el corazón, en definitiva, sin importar si es caro o barato. Digo esto porque, hace unos años, durante unas navidades, mi hermana me regaló un volumen con el que, sin él, mi biblioteca personal no tendría sentido o, si no tanto, al menos hubiera quedado ostensiblemente más empobrecida. Buena conocedora de mi pasión por la literatura, y siendo una de las personas de mi familia que más respeto ha demostrado por mis inquietudes con la escritura, estuvo peregrinando por diversas librerías y hablando con muchos dependientes para dar con un libro que fuese fiel reflejo de quien fui, quien soy y quien quiero ser. Y así es como llegó a mis manos esta Breve historia del leer, de Charles Van Doren.

Es muy probable que la gran mayoría de los lectores españoles no hayan oído hablar nunca de este autor. Sin embargo, su nombre ha traído cola a lo largo de los años. Los lectores más cinéfilos podrán reconocerlo en la piel del actor Ralph Finnes, que interpretó a este autor en la película Quiz Show, cinta dirigida por Robert Redford que trata sobre el escándalo que salpicó a la cadena CBS en los años cincuenta, al demostrarse que su famoso concurso Twenty-One estaba amañado, siendo Charles Van Doren, precisamente, una de las personas implicadas, concursante que batió todos los récords y cuyo supuesto mérito le valió una portada en la prestigiosa revista Time. Perteneciente a una de las familias que formaba parte de la élite cultural norteamericana, su padre fue Mark Van Doren, al parecer notable poeta que ganó el codiciado Premio Pulitzer (aunque de él no se conoce en el mundo más que una traducción sobre un ensayo que hizo sobre el Quijote), galardón que también cosechó su tío, Carl Van Doren. Escándalos a parte, lo cierto es que el bagaje cultural de este hombre es ingente, y en la película se muestra que sus conocimientos sobre literatura y otras materias no eran fingidos. Prueba de ello eran las reuniones donde él y su familia efectuaban juegos y desafíos, emitiendo al aire fragmentos de libros y citas literarias que los demás debían completar, reseñando su procedencia y a sus autores. 

"Este libro es el fruto de una historia de amor que ha durado toda una vida. Leer es, creo, mi actividad favorita; los libros y yo hemos sido inseparables hasta donde me alcanza la memoria... Aún hoy, me angustia no tener a mano un libro, una revista, un periódico, un trozo de papel para leer... [...] La vida sin libros sería para mí un horror vacío." Con tan lúcido criterio, Van Doren dispara al aire, desde estas páginas, una bala trazadora, deja una estela a seguir, un rastro que puedan olfatear aquellos que quieran tener una idea sobre qué es indispensable leer para entender en su relativa totalidad la historia de la literatura universal, confeccionando para ello un nutrido listado de títulos y autores de todos los tiempos y lugares. Como suele decirse, no están todos los que son ni son todos los que están; es evidente, por ello, que habrá lectores suspicaces que opinen que algunos de los títulos y autores que se incluyen en este volumen no merecen tal o cual mención o posición, y también justo al contrario, que faltan nombres y se han obviado grandes títulos en esta compilación. (A mí personalmente, sin ir más lejos, me duele que no se incluya a Edgar A. Poe, padre de todos los Sherlock Holmes del mundo, y que el autor sí incluya sin embargo a su propio padre.) Desde la Edad de Oro -Homero, Sófocles, etc...-, pasando por el Renacimiento y el Barroco -Maquiavelo, Garcilaso, John Donne...-, haciendo mención a los espíritus románticos -Goethe, Balzac, Stendhal...- y también a los críticos y visionarios -Baudelaire, Dickens, Walt Whitman...-, hasta llegar al anteayer, el ayer y el hoy -Galdós, Woolf, Joyce, Steinbeck, Saramago, entre otros muchos, muchísimos-, con cabida además, entre los autores más recientes, de dos escritores españoles que, pese a todo, nunca han sido profetas en su propia tierra, porque nunca o rara vez aquí, y sí en el extranjero, se les ha premiado: Arturo Pérez-Reverte y Javier Marías. Con este enorme y jugoso listado la polémica está servida, como siempre que se abren debates sobre gustos y preferencias literarias. En cualquier caso, tanto si se está de acuerdo en parte o en su totalidad con el criterio de Van Doren, es indiscutible que Breve historia del leer se acerca mucho a la guía definitiva que todo amante de la lectura debe tener en los anaqueles de su biblioteca. El autor nos propone al final de sus páginas, además, un plan de lectura para los próximos diez años que es digno de acaparar nuestra atención, aunque no se siga al pie de la letra.

 Les puedo asegurar que merece la pena hacerse con un ejemplar de este volumen, aunque solo sea por comparar nuestros gustos personales en materia literaria con los propios gustos del autor y mantener, de este modo, un íntimo y cordial debate con el propio libro que tenemos entre las manos. Las consultas que se puedan hacer a estas páginas siempre resultarán edificantes y muy, muy interesantes, y como valor añadido Van Doren nos espolvorea sus reseñas, menciones y pequeñas biografías de los autores con meditaciones lúcidas, muy a tener en cuenta, acerca del placer de leer y del contexto histórico y personal en que se parieron tantos y tantos buenos títulos que se incluyen en esta guía de lectura. Acepten mi consejo y no se lo pierdan.








Título: Breve historia del leer

Autor: Charles Van Doren

Editorial: Ariel

ISBN: 978-84-344-8834-2

Nº de páginas: 696 

2 comentarios:

La Maga Lunera dijo...

Muy interesante la vida del autor, y un volumen imprescindible que he tenido la gran suerte de repasar, que no de leer, pero que tengo siempre entre mis pendientes. TE AMO!!

Raúl Viso dijo...

Lo bueno de este libro es que no es absolutamente necesario leerlo de cabo a rabo, si no quieres; puedes simplemente consultar aquellas cosas que más te interesen o más susciten tu curiosidad. TE AMO, MI VIDA.