"Mis criaturas nacen de un largo rechazo."
PABLO NERUDA




















martes, 8 de abril de 2014

"Diecinueve poemas y una traducción", de Ricardo García Nieto




Continúa llegando más poesía a esta malograda bitácora, en esta ocasión de la mano de la editorial Alfar y bajo la diestra firma de Ricardo García Nieto (Cartagena, Murcia, 1963), poeta consolidado desde hace algunas décadas que ha cosechado numerosos premios literarios, haciéndose valer también en el terreno de la narrativa, siendo así que su novela La solución imaginaria quedó finalista al optar por el galardón Libro Murciano del Año, certamen organizado por la asociación Amigos de la Lectura, la Universidad de Murcia, la Biblioteca Regional y la Real Academia Alfonso X el Sabio. De esta breve pero fabulosa colección de poemas, Diecinueve poemas y una traducción, se presupone que marcó un antes y un después en la producción poética del autor murciano, ya que para él supuso una experiencia de muerte y renacimiento. Tal aseveración procede del valor añadido de este libro y que nos anuncia de antemano su mismo título: una magistral traducción del famoso poema El cuervo, de Edgar Allan Poe -se dice que es una de las mejores traducciones que existen en español de la obra que dio un efímero momento de gloria al atormentado escritor estadounidense-, que ha procurado acercarse a la estructura, el ritmo y la versificación del texto original mediante el uso de hexadecasílabos polirrítmicos.

Mientras andaba sumergido en la traducción que tiene cabida en la segunda parte de este volumen, Ricardo García Nieto se descubrió a sí mismo con una nueva conciencia poética. Por lo tanto no es incoherente, aunque en una primera impresión pueda parecerlo, que el autor murciano decidiera incluir, en una misma obra, poemas de su propia producción junto a la tenebrosa construcción poética que mantuvo en vilo a tantos oyentes cuando era recitada por la voz profunda y cavernosa de Poe, con su nevermore repetido como un mantra de fatalidad; el sentido de los diecinueve poemas que conforman la primera parte de este libro están íntimamente ligados (si no en temática, sí en una actitud similar que viene a mostrarnos lo invisible, y más trascendente, de la existencia y los sentimientos humanos que la edifican) a la obra que al bostoniano le reportó, en vida, su éxito más tangible.

Cualquier temática es lícita en literatura, y esto se se hace extensible a la poesía, donde a menudo los poetas recurren -inevitablemente, eso sí, y dentro de un marco aceptable si consideramos que nadie puede decidir sobre qué debemos escribir- a temas harto leídos en este género; depende entonces de la pericia que el autor tenga para desarrollar esos temas mediante versos y, por supuesto, de la visión particular que desarrolle hacia el mundo, para que no parezca que siempre se canta, del mismo modo, a las mismas cosas. Sin embargo, creo que, antes de García Nieto, no había leído a un poeta que fuese tan selectivo y original en el momento de escoger los temas a tratar en sus poéticas. El poder redentor de la ficción, las relecturas, el miedo a mostrarnos frente a los otros tal cual somos, la filosofía de usar y tirar a la que es tan proclive este siglo ciego, la relación que un hombre guarda con un libro como medio de consuelo a explotar frente a las adversidades y decepciones, la virtud no reconocida de la intuición, el instinto nunca prescindible... Poemas como Condenados al vacío, Imperativos o Comunión, nos conminan a acceder sin tapujos a lo invisible de este mundo, a seguir amparándonos en la razón sin desdeñar por ello de nuestro sexto sentido, ese que vive abotargado dentro de nosotros desde que el hombre se irguiera con la ambición de mirar la línea del horizonte.

Solidez y corporeidad es lo que Ricardo García Nieto nos reserva en esta compacta selección de poemas, un sentir que sobrepasa los limitados sentidos del hombre contemporáneo y nos induce a buscar señales vitales en cada uno de los consuelos que la vida pone a nuestra disposición y que debiéramos tomar como analgésicos y no como anestesia. Si a este bien estructurado conjunto le añadimos, además, una de las traducciones más acertadas que existen de El cuervo, de Edgar Allan Poe, el disfrute y el buen gusto están garantizados.




Título: Diecinueve poemas y una traducción

Autor: Ricardo García Nieto

Editorial: Alfar

ISBN: 978-84-7898-436-7

Nº de páginas: 52

2 comentarios:

La Maga Lunera dijo...

Tuve el placer de ojear este libro contigo y lo cierto es que a mi, que apenas entiendo de poesía y mi opinión de poco vale, me gustó. Muy buena reseña, TE AMO, MI VIDA.

Raúl Viso dijo...

¿Y por qué diantres tu opinión vale poco? La opinión que cuenta es la de los lectores, y no la de un tipo como yo que garabatea versos en sus horas bajas, con lo que tu juicio hacia la poesía es tan válido como el mío o más.

TE AMO, MI NIÑA.