"Mis criaturas nacen de un largo rechazo."
PABLO NERUDA




















miércoles, 27 de noviembre de 2013

"El entenado", de Juan José Saer




Recién acabo de finalizar la lectura de la novela El entenado, en lo que ha sido mi segunda incursión en la obra de Juan José Saer (Serodino, 1937 - París, 2005). Si con La pesquisa -primera novela que leí de él, también reseñada en esta bitácora- pude atisbar, de un modo más taciturno que en esta nueva lectura, los rasgos más significativos de la genialidad del autor argentino, con El entenado he terminado por confirmar su virtuosismo con la palabra escrita, la belleza con que su prosa prolija y laberíntica, a la diestra de cierta metafísica, va abriéndole al lector nuevos mundos que duermen bajo el mundo ordinario que conocemos, desarbolando, hasta destruirlas, todas las apariencias. Saer se mueve por sus narraciones con una voz absolutamente única, personal, original, extraña por hermosa, que bebe de algunos géneros y algunas fórmulas literarias solamente para aniquilarlas desde dentro, desde su mismo núcleo, y que es la razón principal de que siempre haya sido tan difícil de encasillar.

Así ocurre con El entenado, obra que a simple vista podría considerarse una novela histórica o de aventuras. Pero este relato es otra cosa -es mucho más-, y así lo aseveró el propio autor, con total conciencia y conocimiento de su propósito al escribirlo, cuando dijo de él: "Detrás de la aparente fluidez narrativa, hay una intención más elaborada. Si bien El entenado es tal vez de mis libros el que ha suscitado más traducciones, estudios y comentarios, muchas veces lo han exaltado por ser un relato lineal o, peor aún, una novela histórica, lo que confirma esa observación sagaz de Lacan, según la cual en el elogio ya viene inevitablemente incluida la injuria." Y es que hablar de géneros literarios al referirse a la obra de Saer es constatar que no se ha entendido nada de ella al leerla. Hace guiños a ciertas etiquetas, por supuesto -en La pesquisa, con la novela negra o policíaca; con el libro que aquí nos ocupa, como ya se ha dicho, con la novela histórica o de aventuras-, pero sólo para manipularlas, para hacerlas maleables, para ponerlas del revés y otorgarles una permeabilidad donde la realidad pierde pie y en cuyos ritos y ceremonias ya demasiado sabidas acaba por filtrarse un instinto puramente ontológico que resquebraja toda apariencia, todo cliché, dejando exhausto al raciocinio y colocándolo al servicio de la ficción, en su sentido más amplio y vital. 

Un huérfano se enrola como grumete en una expedición española al Río de la Plata, a principios del siglo XVI. En su búsqueda de las Indias, el barco que ahora le sirve de hogar arriba a un lugar inhóspito, dominado por los indios colastines, que matan a toda la tripulación, dejándole a él como único superviviente para retenerlo durante diez años. Durante ese largo periodo de tiempo, el joven deberá ir desentrañando los hábitos y costumbres de la tribu, pacífica en términos generales, que sin embargo tiene una tradición anual de celebrar una orgía de sexo, canibalismo y brebajes espirituosos. Décadas después, el grumete -ahora un viejo-, mientras trasvasa al papel, con su pluma, esa experiencia que lo marcó, irá poco a poco comprendiendo las claves que condujeron a los indios colastines a mantenerlo con vida y a convertirlo prácticamente en el heraldo de su tribu, y en el retiro de su habitación y de su vida lacónica de ahora, mientras escribe, sentirá el peso de una abrumadora nostalgia que, tal vez, lo ha hecho ser consciente de haber sido un testigo privilegiado de la existencia, e incluso de la creación del universo que todos, a su alrededor, creen conocer o haber conocido.

Un enfoque sumamente original, el de Saer, para legarnos una novela sobre la Conquista que, aun bebiendo de fórmulas como las de las novelas de aventuras de Conrad, entre otros muchos, mantiene estrechas similitudes con las inquietudes literarias de Borges. El entenado es un libro fascinante, escrito con una rara y exótica belleza, que requiere de más de una lectura para sacarle todo su partido, para embeberse por completo con sus evocadoras imágenes y comprender lo minucioso y complejo de cada una de sus escenas. Con él, su autor nos enfrenta a temas como la existencia, la creación, lo real y lo aparente, la memoria, el lenguaje, y nos hace recapacitar acerca de la veracidad de nuestros recuerdos, que no siempre atestiguan, con la precisión que creemos, los hechos acaecidos en nuestra vida.




Título: El entenado

Autor: Juan José Saer

Editorial: Rayo Verde

ISBN: 978-84-15539-58-2

Nº de páginas: 192




2 comentarios:

La Maga Lunera dijo...

Te ha salido una reseña redonda, magnífica y muy interesante. TE AMO CON TODA MI ALMA, AMOR DE MI VIDA.

Raúl Viso dijo...

Muchas gracias, cariño. TE AMO CON LOCURA.