"Mis criaturas nacen de un largo rechazo."
PABLO NERUDA




















martes, 16 de octubre de 2012

"La destrucción o el amor", de Vicente Aleixandre




Este es el primer libro de poesía que reseño. Me he cuidado mucho de reseñar poemarios en esta bitácora, teniendo en cuenta que, en materia de poesía, tratándose de un género literario que da cabida a múltiples interpretaciones por parte de los consumidores del mismo, una crítica puede ser (tanto si es constructiva como destructiva) desacertada con los sentidos que su contenido pueda despertar en los lectores. Yo, por mi parte -y en mi calidad de poeta, o no tanto, sino de aprendiz de poeta-, siempre me sentí más ligado a la Promoción poética de los 50 que a la Generación del 27, tal vez porque pasé mi vida escuchando las taciturnas y grisáceas historias de posguerra de mi padres y porque la poética ejecutada por sus miembros -sobre todo, la de José Ángel Valente- me llegó más certeramente al corazón. Aun así, de la Generación del 27 también distingo a mis predilectos, y éstos no son otros que, por orden de preferencia, Luis Cernuda y Vicente Aleixandre, a los cuales considero mejores poetas que a sus coetáneos Federico García Lorca y Rafael Alberti. Disculpen la herejía, pero al primero lo considero el niño mimado de la poesía española, y salvando algunas cosas como su poemario Poeta en Nueva York, me parece que está sobrevalorado -espero que no se me echen encima todos esos flamencos que lo tienen en tan alta estima-; del segundo, sólo me parece salvable algunos poemas de su obra Sobre los ángeles, y su poética, la mayor de las veces, me parece facilona y rayana en lo cursi o lo infantil. 

Pero vamos al libro del que habla esta entrada, que no quiero buscarme más enemigos de los que ya tengo, por más que ése sea un saludable hábito que practican las personas que deciden posicionarse y ser fieles a sí mismas y a sus creencias. La destrucción o el amor es un hermoso canto a la unidad amorosa, desde el inicio del sentimiento hasta el momento en que éste acaba, un recorrido poético por todo el proceso amatorio que sufren los enamoramientos abocados a un fin, y además resulta un gran ejemplo de la mejor poesía surrealista que se ha escrito en este país. El poemario está seccionado en seis bloques de poemas, y le valió al autor el Premio Nacional de Literatura en 1933. Su buen hacer con las letras también le supusieron el ingreso en la Real Academia de la Lengua, así como numerosos galardones, entre ellos el Premio de la Crítica y el Nóbel.

Sin nada más que añadir, sólo puedo recomendar este volumen que ha servido de guía para tantas generaciones de poetas posteriores, y hacer hincapié en que no todos los poetas que hacen tanto ruido son los mejores.

4 comentarios:

Margari dijo...

No es una herejía, simplemente una opinión, que además comparto. Es solo cuestión de gustos. De Lorca me gusta mucho su teatro pero su poesía no me llega tanto. En cambio con Cernuda o Aleixandre... Cuesta trabajo elegir un solo poema... Transmiten tanto...
Besotes!!!

La Maga Lunera dijo...

Hay poemas muy bellos en este poemario. Y además, siempre me recordará a ti. TE AMO.

Raúl Viso dijo...

Y a mí me recordará a ti, pues fuiste tú quien me lo regalaste. TE AMO.

La Soledad dijo...

La poesia es la lengua del corazon