"Mis criaturas nacen de un largo rechazo."
PABLO NERUDA




















martes, 16 de octubre de 2012

Breves desiderables: V. Tu cuello: descenso




Amar el cuello enfebrecido
que roto al pie de un mármol solo
retiene su sangrienta llamada
como ese corazón que contiene su anhelo.

VICENTE ALEIXANDRE




Es un vértigo insabido, un cisne
de satén tan umbrío
durmiendo entre las algas de tu pelo.
Es pilar y es sostén
de tu cabeza que imanta la luna,
soñadora, tal y como te quiero
soñando el futuro próxima a mí,
próxima como tu cuerpo al deseo,
como mi larga caricia a tu nuca.
Es gacela derribada en la almohada
que por su quinta vértebra
espera un escalofrío de médula
con que se haga de seda su muerte,
su muerte displicente
al predador que estrangulan mis manos.
Y es el descenso y la fascinación
hechos algo más que obtusas palabras,
descenso al consulado de tus hombros
y más allá tu espalda, otra vez
tu espalda interviniendo en el poema.

2 comentarios:

La Maga Lunera dijo...

Sensual, dulce, maravilloso. Enorme. Gracias, te amo.

Raúl Viso dijo...

Lo sensual, dulce y maravilloso es ese vértigo que me atenaza el estómago cada vez que acaricio, beso o muerdo tu cuello. TE AMO.