"Mis criaturas nacen de un largo rechazo."
PABLO NERUDA




















miércoles, 12 de septiembre de 2012

De zorras y ciclados




Ya auguro un puesto de honor a esta entrada entre los post más leídos (pero "leídos" es mucho decir, así que mejor pongo el término "visitados") de esta bitácora, aunque sólo sea porque al pajillero de turno le dé por teclear, en la barra del buscador, el nombre de la pedorra que tengo a la siniestra de la columna, a fin de mirar su foto y darle al manubrio con fruición, o bien porque a alguna poetisa de extrarradio, iluminada por la saga Crepúsculo, le dé por incluir la foto del tonto del haba que hay algo más abajo para dar cuenta de lo desgarrado que le dejó el corazón, a los diecisiete años, el macarrilla del barrio. Así que voy a disfrutar de lo lindo escribiéndola, de corazón, e incluso a lo mejor, si me la curro, me salen nuevos seguidores o el contador de visitas se me dispara a la manera del ritmo cardíaco de una quinceañera en un concierto de Justin Biever. Por Dios, si ya sólo el título sugiere una aceitosa, suculenta historia de pornografía  denigrante y machista.

¿Saben? Una vez me apunté a un gimnasio, uno de esos lugares tan respetables como otro cualquiera pero que, para mi decepción, no tiene libros y, además, huele a pies. Tras unos capítulos muy severos de ansiedad, decidí llevar vida sana y templar mis nervios con algo de deporte, el cual había sustituido hacía mucho tiempo por mis casi dos cajetillas de tabaco diarias. En otra época había practicado diversas artes marciales, e incluso estaba federado en un equipo de balonmano. Pero esta vez, aprovechando cierta coquetería que brotó en mí al comprobar que el acumular años me hacía más interesante físicamente, decidí sacarle partido y, por qué no, coger algo de peso y músculo. Pagué la cuota de tres meses, pero duré sólo uno. La cosa fue bien al principio -me gustaba el aparato de bicicleta y el de remo, hacer abdominales, incluso correr en la cinta, y eso que yo soy de los que piensa que correr es de cobardes-, pero se torció en cuanto un monitor me colocó unas mancuernas en las manos y me situó frente a un espejo. Allí, con mi digno peso wélter, levantando pesas, con mi propia imagen devuelta por mi reflejo en los grandes espejos de las paredes (mientras otros a mi lado hacían lo propio, casi a punto de correrse de ver sus propios músculos tensándose en el ejercicio, aspirantes a convertirse en el nuevo Increíble Hulk que beben batidos de proteínas con más rapidez y avidez que un directivo de empresa trasegando cubatas en el puticlub de turno), me sentí ridículo. Devolví las pesas a su sitio, me dirigí a los vestuarios, me duché, saqué mis cosas de la taquilla y no volví a aparecer por allí. ¿Complejos? No, realmente. De haber estado levantando pesas a mi aire, sin estar obligado a tener que adorarme delante de un espejo, es probable que aún continuase allí; pero hay ciertas muestras de culto al cuerpo que afean el esfuerzo de una práctica deportiva tan lícita y respetable como cualquier otra.

No faltará quien diga que esta entrada está escrita desde la envidia, pero en honor a la verdad diré que estoy bastante contento con lo que la naturaleza me ha dado; aunque todo es mejorable, por norma general me encuentro cómodo con mi imagen, y mi fisonomía es del todo saludable si obviamos ese mal hábito del tabaco. En resumidas palabras: no me siento feo, y quizá por eso a otras personas les resulte guapo. Me gusta la belleza cuando es el resultado de sacarle el mejor partido a lo que se tiene -esto es, elegir ropa que te convenga, un peinado que le vaya bien a la cara, una manera de maquillarse que ensalce los rasgos naturales, sin demasiadas estridencias-, pero no cuando se modifica hasta el punto de ser una persona completamente distinta a la que fuiste años atrás. Y aunque me consta que ninguna fotografía del pasado le hace justicia a nadie, no me parece atractivo el comprobar que a una tía le han brotado tetas de un día para otro, o que ese compañero de clase tan tirillas ahora podría servir de sparring para Mike Tyson. Un gimnasio o una clínica de cirugía estética no me parecerían lugares tan detestables si sirvieran de medio para mejorar algunos aspectos físicos o combatir algún que otro complejo, sin hablar ya de la vital importancia de la salud, y no para ensalzar un culto al cuerpo tan pueril como efímero, en tanto que los estragos de la vejez acabarán llegando para todos. Y es que nos estamos volviendo imbéciles con esto de querer parecer todos modelos de revista, lo que está muy bien si no es a costa de sacrificar cosas más básicas e importantes. Joder, pero si he tenido compañeros de trabajo que se quejaban por tener que coger una caja de quince kilos, cuando en el gimnasio levantan más de cincuenta...

8 comentarios:

La Maga Lunera dijo...

Soy delgada hasta decir basta, tengo la nariz grande, pocas curvas, y no estoy todo el día pensando en mi imagen. Y asi me quedo. Hay gente que tiene tan poco en que pensar que no le queda mas que basarlo todo en su imagen. Pobrecitos.
TE AMO.

Raúl Viso dijo...

A mí me encantas de pies a cabeza. Eres la más bonita. Te amo, cariño.

Alma Mateos Taborda dijo...

Muy lindo blog. me ha encantado leerte. Te sigo. Un abrazo.

ReltiH dijo...

EXCELENTE Y RACIONAL CRITICA.
UN ABRAZO

La Soledad dijo...

Me gusta mas leer que hacer ejercicios

International Directory Blogspot dijo...

Hello from France
I am very happy to welcome you!
Your blog has been accepted in EUROPE SPAIN a minute!
We ask you to follow the blog "Directory"
Following our blog will gives you twice as many possibilities of visits to your blog!
Thank you for your understanding.
On the right side, in the "green list", you will find all the countries and if you click them, you will find the names of blogs from that Country.
Invite your friends to join us in the "directory"!
The creation of this new blog "directory" allows a rapprochement between different countries, a knowledge of different cultures and a sharing of different traditions, passions, fashion, paintings, crafts, cooking,
photography and poetry. So you will be able to find in different countries other people with passions similar to your ones.
We are fortunate to be on the Blogspot platform that offers the opportunity to speak to the world.
The more people will join, the more opportunities everyone will have. And yes, I confess, I need people to know this blog!
You are in some way the Ambassador of this blog in your Country.
This is not a personal blog, I created it for all to enjoy.
SO, you also have to make it known to your contacts and friends in your blog domain: the success of this blog depends on all Participants.
So, during your next comments with your friends, ask them to come in the 'Directory' by writing in your comments:
*** I am in the directory come join me! http://world-directory-sweetmelody.blogspot.com/ ***
You want this directory to become more important? Help me to make it grow up!
Your blog is in the list EUROPE SPAIN and I hope this list will grow very quickly
Regards
Chris
We ask that you follow our blog and place a badge of your choice on your blog, in order to introduce the "directory" to your friends.
http://nsm05.casimages.com/img/2012/07/12/12071211040212502810092867.gif
http://nsm05.casimages.com/img/2012/03/19/120319072128505749603643.gif
http://nsm05.casimages.com/img/2012/03/24/1203240217091250289621842.png
http://nsm05.casimages.com/img/2012/03/28/120328020518505749640557.gif
http://nsm05.casimages.com/img/2012/03/26/1203260602581250289633006.gif

If you want me to know the blog of your friends, send me their urls
I see that you know many people in your country, you can try to get them in the directory?
WE ASK YOU TO FOLLOW OUR BLOG "DIRECTORY"

Mr. M dijo...

Enhorabuena por tu blog. Desde hoy tienes un nuevo seguidor.

Phoebe dijo...

¿Y lo divertido que es ver lo absortos que se quedan esos cruasanes mirándose al espejo mientras levantan pesas? Yo también he tenido mi pasado en el gimnasio, quizá como todos, e iba más bien a verlos sufrir mientras fingía hacer algo en la máquina de correr. En fin, qué mala deportista soy y qué buena crítica te ha salido.

un saludo,