"Mis criaturas nacen de un largo rechazo."
PABLO NERUDA




















miércoles, 5 de septiembre de 2012

"Antología de las mejores poesías de amor en lengua española", Luis María Ansón




Si, como escribió Lope de Vega, el amor fue el inventor de los poemas, este volumen viene a ser una hermosa constatación del sentimiento amoroso como motor primordial de la poesía. Hará cerca de un año que mi chica me regaló esta magnífica antología, con el valor añadido de no haberla comprado para mí, sino que la extrajo de su biblioteca personal, quedándose sin ella, y me la entregó con una emotiva dedicatoria. Valor añadido, como digo, pues la tenía desde los diecisiete años y es una auténtica delicia abrir sus páginas ya amarillas y ver en ellas los subrayados y anotaciones al margen que hiciese siendo aún una adolescente. Hay libros que no tienen precio por formar parte de nuestra propia historia particular, por el modo en que se adquirieron o porque al abrirlos nos hermanan con los gustos y tendencias de las personas que nos los regalaron o nos los recomendaron. 

En cualquier caso, este volumen no necesita de observaciones subjetivas y personales para ser un libro muy valioso. El recorrido por sus páginas viene a ser un delta que desemboca en el mar, un estrecho cauce de agua que va ensanchándose hasta adquirir las cualidades de un océano, en el que todo -la sabiduría, la Historia, el antecedente poético- se revela de pronto abierto y diáfano. En él, como pueda ocurrir en un festival de música o cine repleto de celebridades, se reúnen y congregan los mayores poetas en lengua española de todos los tiempos, y viene a resultar una especie de paseo de la fama donde rubrican los grandes como el ya mencionado Lope de VegaQuevedo, Santa Teresa de Jesús, Pablo Neruda, Béquer, Cernuda, entre otros muchos, muchísimos, así hasta completar un total de 164 poetas en un recorrido de siete siglos de poesía en lengua española. Como bien dice Luis María Ansón en sus palabras preliminares: El lector puede abrirlo por cualquier página con la seguridad de que sentirá el aliento más hondo de la escritura de los poetas, el mensaje infinito de quienes rindieron sus letras al amor profundo, a la palabra absorta [...] Recomendable para todo el mundo, lo es aún más para todo aquél que alguna vez se haya propuesto escribir poesía, para saber que la buena poética de un autor se debe más a la artesanía que a la socorrida inspiración, para enseñarle a tanto poeta soberbio suelto por ahí,  contemplando embebido las lenguas de fuego que lamen su autoproclamado pedestal, que no basta con versificar a su antojo un puñado de frases lapidarias, ni ampararse en el recurso fácil de la rima libre, si antes de hacer experimentos sobre el papel no se conoce la métrica de un soneto, un madrigal, un romance, o si se ignora que los autores de rabiosa actualidad les deben más de lo que pueda llegar a imaginarse a los autores clásicos.

1 comentario:

La Maga Lunera dijo...

Muy buena reseña. Yo jamás he sido capaz de escribir una poesía, pero me maravilla leerlas. Y si, hay mucho que aprender, mucho que leer antes de considerarse tan grande como algunos se creen. Y en cualquier caso...que viva el amor!
No podría imaginar mejor destinatario para ese libro que tus manos. Te amo.