"Mis criaturas nacen de un largo rechazo."
PABLO NERUDA




















martes, 7 de agosto de 2012

Al este (sin edén), del poemario "Algo sagrado"




Me viese tantas veces esta carretera
soñarte compañera de viaje, a mi diestra,
cuando no existías aún
del modo edénico en que ahora existes para mí,
cuando yo todavía era desgreñado
y joven y fúnebre
                             y no sabía acallar
la impertinencia a compendio de mi deseo
para así aprender a escuchar el silencio expectante
y azul de tu futuro advenimiento.
                                                   (Tú eras
niña clara entonces, espiga no desempeñada
aún a la inclemencia de una vida
que ya iba imponiéndote su animadversión;
no me cuesta ahora imaginarte entre tus libros,
aplicada, delgada como el rayo, constante,
mientras yo, déspota y pubescente, flaco
así tal voluntad de hoja de ruta sin mapa,
a mano alzada cumplía despedidas
y echaba las tardes sin nada que hacer
en las cunetas.)


                            Suenan canciones en el coche
que ya promulgan el recuerdo que aún no tengo de ti.
Madrid queda ya lejos
y tú en su laberinto, hilo de Ariadna,
pensándome quizás como yo te pienso en la carrera
a tierra baldía de tu ausencia
que hace más desierta la Autovía del Este
y su paisaje.


                       (Cómo es que estás,
si no estás, sentada a mi lado,
tomando fotografías, encendiendo un cigarrillo
que vendrás a ponerme en los labios para que no aparte
la mirada de la vía.)


Quiero, cuando levante mi huida,
que me acompañes:
                                seas tú
el bagaje de amplitud que insta al viajero,
punto de fuga y luna eléctrica
indeleble en el parabrisas, corredor
de álamos blancos custodiando los arcenes,
incendio del horizonte, conciencia y compañera
allí donde la noche es blanda y dócil
si a sus márgenes hace surgir la vejez acusada
de los pueblos dormidos
y las ciudades son sólo de paso
en un nudo de autopistas.



2 comentarios:

La Maga Lunera dijo...

Eres tan bueno en cada aspecto de la vida...Siempre a tu lado ya, te amo.

Raúl Viso dijo...

Gracias, mi vida. Te amo.