"Mis criaturas nacen de un largo rechazo."
PABLO NERUDA




















miércoles, 27 de junio de 2012

La luz, maldita luz (del poemario "Algo sagrado")



A mi parecer, el mejor poema que he escrito nunca.


Porque esta luz que no apacienta
las ansias, la sed nueva e intratable
de la intensidad con que tú y yo nos miramos
a pecho abierto
                            -maldita luz,
fondo de falso confort, preámbulo
a un invierno impostor si negocia,
a la última hora del día y tu presencia,
de la tiniebla su yerma simetría
ganándonos los ojos-,
que agobia el ánimo, que constriñe la esperanza
de acaso intuir con fabuloso presagio
que tu ansiedad surgió
para trenzarse con la mía,
esta luz de ausencia, esta ceniza en las estancias
ulteriores de nuestro latido unánime,
se cobra en la diaria despedida
dos cadáveres abrazados
el uno contra el otro
en un portal cualquiera.


Porque no es el otoño con la ultimidad
de su muerte ubérrima en las calles de Madrid,
abiertas de repente a nuestro paso
engarzado y orgulloso, afortunados en nuestra pobreza
de sabernos uno hambre del otro
en el primer frío de octubre, ni es tampoco la noche
que avecina sus aprensiones renovadas
y propone un insomnio a cálculo ojizarco
de tu mirada centinela de mi sueño,
por más distancia que separe
la extrema delgadez de nuestros cuerpos.
Es más bien el tiempo, su carrera en nuestra contra
de rival invencible
                               -adelgaza las horas comunes
si nos vemos; tiende llanuras
de soledad esteparia si no puede darse
una cita precisa entre nosotros-,
quien así nos lleva por corredores inconclusos,
nos impone esta luz
                                  -maldita luz-
que pesga en el alma, desluce
las avenidas que conducen a tu vientre
de ensueño y de ternura,
donde tal vez (o seguramente) deba acontecer
la amorosa criatura, la presencia incalculable,
replegada plácidamente en la umbría de tu entraña,
que quizá algún día llamemos nuestro hijo.

No hay comentarios: