"Mis criaturas nacen de un largo rechazo."
PABLO NERUDA




















viernes, 6 de enero de 2012

Demasiadas palabras, poca poesía


Hay demasiadas palabras y poca poesía. O mucha, pero insuficiente, que para el caso es lo mismo. Las mesitas de noche, los vagones de metro, los escaparates de las librerías menores, de barrio, están infestados por la novela; resulta cuanto menos curioso que, en estos tiempos vertiginosos que vivimos donde se busca sobre todo la recompensa inmediata, los logros prestos, la rapidez y la practicidad, nos hayamos decantado por un género literario que nos exige un elevado número de páginas que, raramente, baja de las doscientas, cuando los géneros más apropiados a nuestro modo de vida serían, quizá, la poesía y el relato corto. Un volumen de cuentos o un poemario no nos exigen leerlos de principio a fin, ni en ese orden estipulado; en el lapso de tiempo que nos lleva de una estación de tren a otra, de una parada de autobús a la siguiente, podemos devorar un relato o un poema habiendo concluido una obra e inaugurándola otra vez, de nuevo, en otros pequeños ratos que la jornada nos permita.

Por eso en A DESHORAS, a partir de este momento, se van a incluir entradas con poemas de otros autores, preferiblemente desconocidos para el gran público -aunque también cabrán los de siempre-, poetas que, a mi modo de entender la literatura, merecen respeto y reconocimiento. Espero sinceramente que los lectores de este blog disfruten con ellos, y también que, si les gustan, hagan su propia labor recomendándolos a terceros, recomendando, en definitiva, leer más poesía.