"Mis criaturas nacen de un largo rechazo."
PABLO NERUDA




















martes, 14 de junio de 2011

Dentro

Un abrazo no obliga. Nos servirá
ahora este momento
en que las brasas de tu baile están pidiendo sacrificio,
así como la espiga de tu talle
clama por toda mi sangre acumulada.
Como el mercurio, te quiero
maleable para hacer soportable mi lucha íntima,
el acerado rigor que habrá de complacerte
mientras rescato de tus pechos
una leche no materna.


Un abrazo no obliga. Nos servirá
ahora este momento
para soportar las imposturas de la noche
que los viejos amores regaron sobre nuestro insomnio.
Y si estoy dentro de ti, soy consuelo;
y si tú encima peso grato y volumen de espuma,
mientras me pregunto quién cosió alas níveas a tu espalda
si ruge en tu boca el exceso malsonante
y tu sexo, bajo la falda y al término,
es otra boca con toda el hambre atrasada.

1 comentario:

La Maga Lunera dijo...

A menudo son extraños los caminos que recorre el deseo,la manera en que puede asaltarte,sin que apenas te des cuenta,detrás de cualquier esquina,y atropellarte,envolverte.El deseo,signo inequívoco de vida.Este poema es un placer para los sentidos.Para todos.