"Mis criaturas nacen de un largo rechazo."
PABLO NERUDA




















sábado, 8 de mayo de 2010

Desdén de las cunetas (poema de apertura del poemario "Desdén de las cunetas")

Sabrás ahora, ingobernable,
cuando al fin la calma ha deslucido tus latidos,
cuando ha degenerado a silencios peligrosos
     tu autoestima,
                              que hubo un tiempo en que viviste
como otros viven -equivocado, siempre arriba,
ebrio del poder que idiotiza a los vulgares
y negándote a esas leyes de la física que advierten
que todo lo que sube, afortunadamente,
tiene que bajar sin miramientos-,
y deseaste, y perdiste
como siempre que se espera demasiado
de la vida y de sus logros.


Luego de comprobar la distancia cenital
de la caída, luego
de besar el suelo sin amor ya ni vocación
de amar siquiera, sin territorio propio
pero dueño al fin de la ruina de tu vida,
volviste a ser el fantasma de los puertos secos,
el polizón otra vez de los almacenes sórdidos, polígonos
que anuncian a los pueblos y ciudades
quietos como orillas sucias
                                             -márgenes
para un río de asfalto-
a ambos lados de la Autovía del Nordeste.


Nada te quedaba y te quedaba, sin embargo,
el desdén de las cunetas, polvo
congregado en los arcenes, errores
que se convierten en pasos tan cruciales
que casi se da gracias por haberlos cometido,
la idea de la fuga espoleando el corazón
con la ansiedad acérrima de lo que casi se tuvo,
de lo que se perdió, de lo que pudo ser
     y no fue,
                        así en el amor
como en cualquier otra lucha.

No hay comentarios: